DEBUT DE DIABETES TIPO I EN EDAD LACTANTE

DEBUT DE DIABETES TIPO I EN EDAD LACTANTE

La Diabetes Mellitus tipo 1 (DM1) es un desorden metabólico crónico caracterizado por niveles de glicemia elevados, secundario a una alteración en la secreción de la insulina. Presenta destrucción de las células beta pancreática, con un déficit absoluto de insulina y dependencia permanente a la insulina exógena.

PRESENTACIÓN DEL CASO: Lactante mayor femenina de 22meses, previamente sana, consultan por cuadro de seis semanas de evolución de: sed intensa, poliuria, apetito exagerado, nicturia, e irritabilidad, pérdida de peso 1200 gramos, astenia y fatiga. En los exámenes de laboratorio destaca Glicemia de 600 mg/dL, Cetonemia (+++), Glucosuria > 1000 mg/dL, pH: 7,014, HCO3: 7,5 mmol/L, diagnosticándose DM1. Se ingresa en un hospital pediátrico, iniciándose insulina endovenosa y solución salina para estabilización.

En los exámenes complementarios encontramos Hemoglobina glicosilada de 11.6%; Anticuerpos Anti-islote +, Anticuerpos anti-insulina +; Péptido C de 1,06. Función tiroidea y anticuerpos anti tiroideos son negativos. Evoluciona estable, siendo dado de alta al cuarto día, bajo esquema de insulina subcutánea y seguimiento dietético.

4v21n06-13033513tab02

DISCUSIÓN: La Diabetes Mellitus tipo 1, es una patología que se presenta principalmente en menores de 15 años, y como se ha reportado en la literatura, su incidencia ha aumentado con el paso del tiempo. Este incremento de casos nuevos, se da también entre los distintos subgrupos etáreos dentro de la población menor de 15 años: entre 0-4, 5-9 y 10-14 años(5,6).

De ellos, especial preocupación toma el subgrupo menores de 5 años, puesto que el tratamiento de la enfermedad con insulina exógena tiende a ser más proclive a generar cuadros de hipoglucemia que en los grupos adolescentes o adultos.

El diagnóstico de DM1 se define por las características clínicas de la enfermedad, forma de presentación, estado nutricional, e inestabilidad metabólica con tendencia a la cetoacidosis, hospitalizando inmediatamente a los casos que debuten con esta complicación. Los exámenes para confirmar el diagnóstico corresponden a glicemia, pH, gases arteriales o venosos, Cetonemia y Cetonuria (1).

En pacientes de edades precoces, la clínica de la DM1 puede distar mucho a la presentación clásica, caracterizada por la tríada de polifagia, polidipsia y poliuria, encontrada habitualmente en la literatura, esto debido a que se requiere una pérdida mayor al 90% de la funcionalidad de las células β-pancreática para expresar la clínica típica en el paciente (2).

Es por esto, que resulta fundamental que esta enfermedad se encuentre registrada dentro del conocimiento y quehacer médico, debido a que la alta sospecha de la patología es clave para su diagnóstico. La sospecha de esta patología motivará la solicitud de exámenes de laboratorio, llegando así al correcto diagnóstico, y con ello, tratar oportunamente al paciente. No diagnosticar esta enfermedad a tiempo, junto con su complicación, nos llevará a subdiagnosticar los cuadros de DM1 y llegar a pesquisar la cetoacidosis o, en peores casos, el fallecimiento del paciente.

La clínica, en lo que respecta a la patología, se presenta de forma variada, siendo los signos y síntomas más frecuentemente referidos por los padres, la irritabilidad (especialmente en los lactantes), decaimiento, poliuria y fiebre; mientras que para preescolares y escolares son más frecuentes la polidipsia, enuresis y baja de peso con polifagia (4). Todo esto sugiere que el abanico de posibilidades diagnósticas es amplio, por lo que una buena sospecha diagnóstica y la solicitud apropiada de exámenes resultaron decidoras para diagnosticar el cuadro debut de DM1 en el paciente, el cual ya se encontraba complicado con cetoacidosi

foto2

CONCLUSIONES: Finalmente, se debe recalcar que depende del diagnóstico médico oportuno el evitar tragedias mayores, teniendo siempre presen-te estos cuadros en la práctica diaria y más aún en los Servicios de Urgencia, pues así se contribuirá a una mejor praxis médica.

BIBLIOGRAFIA

1.- Encuesta Nacional de Salud 2003, www.minsal.cl

2.- King H, Aubert R, Herman W: Global burden of diabetes, 1995-2025. Diabetes Care 1998; 21: 1414-31

3.- Wild S, Roglic G, Green A, Sicree R, King H: Global prevalence of diabetes: estimates for the year 2000 and projections for 2030. Diabetes Care 2004; 27: 1047-53

4.- Gale EAM: The Rise of childhood type 1 diabetes in the 20th century. Diabetes 2002; 51: 3353-61

5.- Joner G, Sovik O: Acta Paediatr Scand 1981; 70 (3): 329-35.

6.- Dahlquist G, Blom L, Holmgren G, Hagglof B, Larsson Y, Sterky G: The epidemiology of diabetes in Swedish children 0-14 years – a six year prospective study. Diabetología 1985; 28 (11): 802-8.