Primeros mil días de vida. Segunda etapa: lactancia materna y alimentación complementaria

Primeros mil días de vida. Segunda etapa: lactancia materna y alimentación complementaria

Cómo lo abordamos con anterioridad, los primeros mil días del bebé comprenden el periodo desde el embarazo hasta sus 2 primeros años de vida. Una correcta alimentación durante esta etapa tan crucial sienta las bases de su condición nutricional, inmunológica e intelectual que lo acompañarán hasta la adultez. Así como en muchos casos, ayudará a prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, alergias, entre otras.

Así como una correcta nutrición de la madre durante el embarazo permite una formación adecuada del bebé, tras el nacimiento, es a través de la lactancia materna que ésta le transmite los nutrientes necesarios para crecer y desarrollarse. Además de contribuir al fortalecimiento de su tracto respiratorio superior, su sistema inmunológico y su sistema gastrointestinal, previniendo también infecciones.

No es entonces una sorpresa que la OMS (Organización Mundial de la Salud), junto a otras organizaciones enfocadas en pediatría, recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé. Periodo después del cual aconsejan mantenerla junto con la alimentación complementaria que iniciará en esa etapa, en la cual pasará a ofrecerse al bebé alimentos sólidos.

Alimentación saludable durante la lactancia

En el periodo de lactancia materna tu bebé recibe los nutrientes que necesita directamente de ti, motivo por el cual es posible debas consumir entre 330 a 400 calorías adicionales al día, las mismas que serán destinadas a tu producción de leche.

Para esto, durante el embarazo se deben mantener los principios básicos de la alimentación saludable: consumir muchas frutas, verduras, granos integrales, proteínas magras y grasas saludables. Pero tomando en consideración que en esta etapa necesitarás una mayor cantidad de ciertos nutrientes, como son:

Con este fin recomendamos elegir alimentos ricos en proteínas como son:

  • Carnes magras
  • Huevos
  • Lácteos
  • Fréjol
  • Lentejas
  • Mariscos con bajo contenido de mercurio.

También son altamente recomendados los alimentos ricos en hierro como:

  • Verduras de hojas verdes
  • Arvejas
  • Frutos secos (nueces, almendras, uvas pasas)
  • Cereales enriquecidos con hierro. Para ayudar a que el hierro se absorba de mejor manera en tu cuerpo, es recomendable consumir estos alimentos junto a otros que contengan un alto contenido de vitamina C, como pueden ser las frutas cítricas.

Los alimentos ricos en calcio son fundamentales durante el periodo de lactancia materna, entre los que podemos encontrar:

  • Leche de vaca
  • Leches vegetales como las de arroz o almendra
  • Yogurt
  • Chocho
  • Tofu
  • Brócoli
  • Coliflor

Sobre el consumo de agua

El consumo de agua es fundamental durante el periodo de lactancia, recomendamos beber un vaso con agua pura, agua de coco u otra bebida cada vez que amamantes, cuidándote de consumir jugos o bebidas azucaradas, así como evitar en lo posible la cafeína, especialmente durante los primeros meses.

El mantenerte hidratada no sólo ayudará a tu cuerpo, sino también fortalecerá la producción de leche.

Durante este periodo es probable también, que tanto tu médico como tu asesora de lactancia te recomienden continuar con la ingesta de vitaminas para contribuir a la producción y calidad de tu leche, así como también el cuidado de tu cuerpo.

Inicio de la alimentación complementaria

A partir de los 6 meses, la lactancia materna pasa de ser exclusiva a complementarse con la introducción de alimentos sólidos. Es durante este periodo, que los nutrientes recibidos contribuirán no solo al óptimo crecimiento y desarrollo de los aparatos digestivo, renal y sistema nervioso del bebé, sino a disminuir los riesgos de sufrir enfermedades futuras.

En esta etapa, además, se crean hábitos alimenticios que marcarán una diferencia durante su crecimiento, siendo indispensable que tu bebé realice cinco comidas al día. Se recomienda en estas comidas reciba carbohidratos, proteínas de origen animal y vegetal, grasas saludables, en diferentes texturas, olores y sabores, que lo nutran mientras permiten el desarrollo de sus sentidos. Es fundamental seguir la guía de tu Pediatra sobre la introducción de alimentos para que lo realices de la manera apropiada.

Actualmente se recomienda iniciar la etapa de alimentación complementaria con cualquier tipo de alimento, incluyendo los alimentos llamados alérgenos, como son los cítricos, pescados, huevo, entre otros. Ya que se ha comprobado que retrasar su introducción después del año puede desencadenar en reacciones alérgicas mayores.

Otras recomendaciones sobre AC

Otra de las recomendaciones que te realizamos es que las verduras de hoja verde (espinacas y acelgas, por ejemplo) se eviten hasta los 12 meses de tu bebé, por la presencia de nitratos.

Las frutas siempre ofrecerlas “enteras” debido a que los zumos o jugos no aportan ningún beneficio nutricional y tanto el uso de la sal, el azúcar como la miel es contraindicado al menos hasta los 2 años, pues pueden producir daño a los riñones, caries, obesidad y botulismo.

Los primeros mil días de tu bebé son fundamentales para su salud y desarrollo a corto y largo plazo, por esto es importante que cuentes durante cada etapa con una guía profesional que abarque el embarazo y la lactancia materna, como con un Médico Pediatra que te ayude a introducir buenas prácticas alimenticias. De esto depende un futuro sano tanto para ti, como para tu bebé.

Añadir Comentario

Su correo electrónico no será publicado. Se requiere llenar los campos marcados *